lunes, 6 de febrero de 2006

Resistencia Quiere Duplicar Su Arbolado

Japanese Cherry Blossoms
La capital del Chaco aspira a completar el desarrollo de su arbolado urbano al punto de lograr el objetivo de 12 ejemplares por cuadra en cada vereda de la ciudad. La meta parece lejana pero no imposible en Resistencia, con una población de 60.000 árboles y un crecimiento constante de extensas y nuevas urbanizaciones con muy pocos o ningún ejemplar.

Este es uno de los principales ejes de trabajo de la Dirección General de Paseos y Jardines, a cargo de mantener en condiciones y extender un parque urbano mayoritariamente añoso.

La tarea es doble si se considera que mientras trabaja para duplicar la cantidad de árboles se da respuesta a la permanente demanda de la comunidad en una doble misión y responsabilidad que consume esfuerzos y pone al límite la capacidad de producción del Vivero Municipal del que se nutre la repoblación permanente de ejemplares.

Se siembran en la vía pública, se entregan a Escuelas, instituciones vecinales y vecinos particulares que buscan árboles para sus frentes.

El requerimiento es tan grande que la Municipalidad debió recurrir el año pasado a la compra de árboles en viveros, para cubrir la demanda luego de haber entregado más de cuatro mil árboles a raíz desnuda y otros tres mil envasados.

En materia de arbolado, la labor incluye la producción de ejemplares, la distribución entre instituciones y particulares, el trasplantado en vía pública y posterior mantenimiento; la poda regular y también la remoción de sin duda una de las poblaciones de arbolado urbano más importantes de la región.

Para esta tarea, que se debe afrontar junto al mantenimiento de un poco más de un millón de metros cuadrados de césped y jardines esparcidos en las plazas, los espacios verdes y los canteros centrales de las avenidas de Resistencia.

"12 árboles por cuadra y por vereda es la media óptima recomendada por todas las organizaciones ambientalistas, especialistas y los ecologistas que están en permanente contacto con nosotros. Hemos asumido esa meta y estamos trabajando con ese objetivo", señala la ingeniera agónoma Mónica Dagnino, a cargo de la Dirección.

"Las necesidades son muchas en muchos barrios y los árboles frutales siempre son un aporte y hay que procurar que estén al alcance de todos" define Dagnino para dar cuenta de la implementación de mangos, locales y siempre nobles y generosos en sobra y frutos, naranjas agrias para la fabricación de dulces y también de pomelos.

"En Resistencia hay unos 60.000 árboles y una gran diversidad de especies" señala Dagnino recordando que el único censo fue el realizado por el ingeniero Luchecci, titular de la Escuela de Jardinería de la provincia, otro profesional de consulta permanente en la materia desde la Municipalidad.

Dagnino coincide en señalar que la diversidad, la cantidad, y la edad promedio de los del arbolado urbano de Resistencia, constituyen un verdadero patrimonio ambiental y cultural.

"En Resistencia siempre hay una flor" apunta relevando las diferentes floraciones que transcurren a lo largo del año, aportando una nota de color permanente a la ciudad en las cuatro estaciones.

El impacto de este capital pasa cada vez menos desapercibido aún para el acostumbrado ojo local y ya ese valuado como un verdadero atractivo turístico. Dagnino asegura que la directora del Museo Augusto Schulz, Elba Romero, es una pionera en la materia y una entusiasta admiradora del patrimonio arbóreo de la ciudad, que diseñó incluso un recorrido guiado para visitar los mejores árboles de Resistencia.
Fuente: Diario Norte.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal