sábado, 22 de abril de 2006

Estudios Palinológicos En Mieles Chaqueñas: Una Herramienta Comercial

Honey
La Melitopalinología es una ciencia joven y se la puede definir como la rama de la Palinología que se dedica al estudio de los granos de polen contenidos en la miel.

Actualmente los estudios melitopalinológicos y de flora melífera han cobrado mayor importancia y se están llevando a cabo en varias provincias argentinas.

Se sabe que la tendencia mundial es valorizar los alimentos ofrecidos al mercado y en el caso de la miel, el contenido polínico provee una valiosa herramienta para certificar su origen floral y geográfico.

Con la finalidad de ofrecer a los apicultores chaqueños una herramienta mas para que puedan ubicar su producto en nuevos y mejores mercados, se esta llevando a cabo el estudio de la flora que permita la caracterización botánica de las mieles que se producen en la provincia.

El proyecto posee dos objetivos:

Conocer el origen botánico de las mieles producidas en la provincia del Chaco.

Identificar indicadores botánicos que permitan determinar la procedencia geográfica de las mieles teniendo en cuenta cada una de las siete zonas apícolas.

Los estudios melitopalinológicos dan a conocer el contenido polínico de la miel, esto permite verificar la autenticidad de las mieles lo que contribuye a la certificación de origen floral.

El conocimiento y el aprovechamiento de este tipo de información permitirán asignar un valor agregado al producto.

Este valor debería ser traducido a un valor comercial que permitiría un mejor posicionamiento en los mercados internacionales, ganar nuevos mercados y mejorar la cotización del producto.

La provincia del Chaco se encuentra dividida en 7 zonas de producción apícola.

Los Estudios Melitopalinológicos permiten conocer el contenido de polen de los distintos tipos de mieles producidas en la provincia, esto contribuye a verificar la autenticidad de las mieles y así certificar su origen floral.

Una meta es utilizar esa información para obtener un valor agregado o bien valor comercial, que le permitiría lograr un mejor posicionamiento en los mercados internacionales, ya sea ganando nuevos mercados o bien, siendo un poco más ambiciosos, lograr una mejor cotización de la MIEL.

Se espera que el conocimiento de la Flora y las buenas prácticas apícolas se hagan valer a la hora de la comercialización del producto, ya que una “buena venta” se asegura mediante una estrategia de diferenciación.

Esta deberá tener en cuenta aspectos como: la denominación de origen botánico, respectando los procedimientos de obtención, fraccionamiento, presentación y manteniendo la calidad del producto.

Finalmente, que las mieles de abeja producidas en el Chaco:

1. Provienen principalmente del néctar de las flores, existiendo una baja representación de elementos de melatos (esporas, hifas, algas, pelos glandulares, tejidos vegetales, etc.)

2. Pueden ser mieles polifloras y monofloras con en las siete zonas de producción, con predominancia de especies nativas.

3. Las mieles catalogadas como monofloras, según el análisis de su espectro polínico, provienen de las siguientes especies: girasol, chilca, saeta, palma, algarrobo, mistol, quebracho colorado, garabato y palo santo.
Salgado, Cristina R.
Facultad de Ciencias Agrarias.
Universidad Nacional del Nordeste.
Sgto. Cabral 2131. CC 209. CP 3400. Corrientes.
E-mail: polenenmiel@agr.unne.edu.ar

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal