jueves, 13 de abril de 2006

Hace 141 Años Se Iniciaba La Guerra De La Triple Alianza

Paraguay
El resto de los argentinos se enteró que estaba en guerra con el Paraguay recién el 17 de abril, un viernes santo, cuando llegó a Buenos Aires un diario correntino con la noticia de que el ejército de Solano López había ocupado esa ciudad.

La invasión se había producido cuatro días antes, a las siete de la mañana del 13 de abril. Cinco vapores paraguayos que habían salido de noche de las aguas territoriales, bajando silenciosamente por el Paraná, aparecieron al sur del puerto de Corrientes, donde estaban anclados los buques argentinos "25 de Mayo" y "Gualeguay".

Ambos fueron tomados al abordaje antes de que las tripulaciones pudieran organizar la defensa. Muchos argentinos cayeron muertos y los que intentaron huir tirándose al río terminaron prisioneros. Las dos unidades argentinas fueron remolcadas hasta Humaitá e incorporadas a la flotilla paraguaya.

Al día siguiente, 14 de abril, llegó el grueso del ejército paraguayo asignado a la invasión de Corrientes, al mando del general Wenceslao Robles. Algunos innecesarios hechos de violencia protagonizados por soldados paraguayos enturbiarían después las relaciones, pero inicialmente los invasores fueron bien recibidos por los correntinos.

Éstos se sentían más cercanos (por una cuestión de raza, lengua y costumbres) a los paraguayos que a los porteños. Además, como el resto de los provincianos, no digerían ni a Mitre ni a la política liberal de Buenos Aires.

La toma de Corrientes provocó en la capital argentina una explosión de furor popular. Ante una mulltitud que se congregó frente a su casa, el presidente Mitre prometió: "Señores, después de la provocación y el insulto hecho a nuestra bandera por el tirano del Paraguay, vuestro gobernante sólo puede deciros que las proclamas y manifestaciones se traducirán en hechos y que dentro de veinticuatro horas estaremos en los cuarteles, dentro de quince días en Corrientes y dentro de tres meses en Asunción".

Los manifestantes, al grito de "¡A Corrientes!, ¡A Asunción!" invadieron seguidamente los locales públicos y teatros, suspendiendo los espectáculos. Otros asaltaron el consulado guaraní y se llevaron la bandera paraguaya y un enorme retrato de López, que arrojaron al río.

Así comenzó, a mediados de abril de 1865, la Guerra de la Triple Alianza, que terminó convirtiendo al Paraguay en una gigantesca carnicería.

El escritor y periodista Vidal Mario recordará este episodio con una conferencia titulada "Guerra de la Triple Alianza: antecedentes políticos y jurídicos de la invasión paraguaya a Corrientes".

Dicha disertación - abierta a todo público - tendrá lugar el jueves 20 a las 20,30 en la delegación Corrientes de la Secretaría General de Extensión Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE).

Mario, académico correspondiente de la Academia de Historia Militar del Paraguay y autor del libro "Alianza para la muerte", revisión histórica de la Guerra de la Triple Alianza, afirma que López actuó de acuerdo al entonces denominado derecho de necesidad.

"Ajustó su conducta a leyes internacionales en esos tiempos vigentes y, por otra parte, acosado por la guerra que ya sostenía con el Brasil, no le quedó más alternativa que invadir Corrientes", sostiene.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal