sábado, 16 de agosto de 2008

Diseñan un Software que Anticipa Inundaciones en los Ríos

Siene River
Investigación de la UNNE. El sistema permite determinar la presencia o ausencia de organismos en planicies inundables, a través de la medición de los pulsos de inundación de los cauces.

La posición en que crecen las plantas en una planicie inundable permite explicar hasta donde crecerá el río.

Una investigadora de la Universidad Nacional del Nordeste y el Conicet diseñaron un software que permite determinar la presencia o ausencia de organismos en planicies inundables, una herramienta que a través de la medición de los pulsos de inundación de los cauces explica la dinámica de los sistemas bióticos de los ríos.

A su vez posibilita estudiar el fenómeno inverso, es decir determinar cuándo habrá inundaciones o sequías.

La innovación tecnológica es la continuidad de una investigación de Sylvina Casco, una de las docentes que integra el Centro de Gestión Ambiental y Ecología (Cegae) de la Unne y del Centro de Ecología Aplicada del Litoral (Cecoal).

El software se basa en la investigación de Casco que demuestra que la distribución de la vegetación fluvial en el Bajo Paraná está condicionada por el régimen de pulsos hidrosedimentológicos.

El trabajo explica que la vegetación es "un indicador local y sintético de los cambios climáticos regionales y globales y que su distribución está condicionada por los períodos extremos como son las inundaciones y sequías".

La posición en que crecen las plantas en una planicie inundable permite explicar -según los límites de su distribución- hasta donde crecerá el río. A su vez, el software Pulso brinda la posibilidad de analizar el comportamiento del río con anticipación y, de ese modo, determinar la proliferación de una especie de planta.

Casco comentó a Ciencia y Técnica que la biología dispone de valiosos trabajos florísticos y faunísticos de humedales anegables e inundables del Litoral fluvial argentino. Pero aclaró que posiblemente un gran número de especies no han sido aún registradas por los científicos.

Explicó que los ríos y, especialmente aquellos que tienen extensas planicies inundables, se caracterizan porque la riqueza específica actual es generalmente baja, respecto de la riqueza específica potencial. Esto se debe a que, en sistemas de alta fluctuación, existen organismos adaptados a una u otra de las condiciones de inundación o de sequía, mientras que otras están adaptas a persistir en ambas fases.

"Este proceso de selección y adaptación de bioformas en sistemas de flujo alto permanece poco estudiado, en gran parte por no disponer de un esquema conceptual y metodológico adecuado para su estudio", dijo Casco.

La investigadora dio cuentas que "poco se avanzó" en la explicación de estos procesos que regulan el régimen fluctuante de los ríos, ni en las consecuencias biológicas y ecológicas de los pulsos hasta que en 1989 Junk, Bailey y Spark publicaron su concepto de "pulso de inundación".

De ahí en más, sin demasiados cuestionamientos, se sucedieron desde entonces numerosos trabajos que concordaban con la idea que las inundaciones constituyen el factor condicionante de la vida en los ríos.

Después, en 1990 se planteó la necesidad de ligar cuantitativamente la variabilidad hidrológica del río con el patrón de paisaje y con la organización del sistema biótico en series de tiempo.

El concepto de "pulso de inundación" fue reformulado, asignando a ambas fases de los pulsos igual importancia y definiendo sus atributos de los pulsos: frecuencia, intensidad, tensión, recurrencia, amplitud y estacionalidad.

Finalmente, al comienzo del siglo XXI, Casco desarrolló el software Pulso y este se convirtió en una herramienta útil para explicar la dinámica de los sistemas bióticos de los ríos. El mismo surge de otro trabajo de Casco publicado por Ciencia y Técnica, que explicó la biodiversidad de la vegetación del Paraná, aguas abajo de su confluencia con el Paraguay y su relación directa con los períodos alternantes de inundación y sequía del suelo.

"Las fluctuaciones del río Paraná y sus implicancias ecológicas, sentaron las bases para diseñar y diagramar un software apropiado para el análisis de fenómenos recurrentes, como las inundaciones y las sequías, fases del pulso hidrosedimentológico", comentó la investigadora.

Pulso fue diseñado originalmente para explorar algunas relaciones cuantitativas entre las características ecológicas de áreas anegables e inundables y las diferencias en las fases de inundación y de suelo seco en cada zona del paisaje.

Las diferencias en la posición topográfica en distintos puntos de una planicie, determinarán diferente frecuencia, intensidad y duración de las fases de inundación y de sequía. La oferta de hábitat para micro y macro organismos también será distinta y puede ser calificada y cuantificada.

Su funcionamiento es simple. Se establece en la serie un valor de intensidad (valor de referencia) el cual define la presencia de determinado elemento del sistema, o la ocurrencia de algún proceso que queremos investigar en el sistema, como podría ser la ocurrencia de suelo inundado.

Así, los valores que se encuentran por encima de esta línea virtual son tomados como positivos e indican que la ocurrencia de la fase de inundación tal elemento (planta o animal) estaría presente o que aquel proceso se cumple (germinación, riesgo de fuego). Por debajo del nivel de referencia, los valores son tomados por el modelo como negativos y señalan la ausencia potencial del elemento o proceso investigado.

A partir de estos datos hidrométricos o de caudal, diarios, semanales o anuales, tomados en una ciudad próxima a la planicie inundable estudiada, es posible conocer el número de pulsos, el número de fases de inundación y de sequía, la estación del año en que ocurren, la duración y magnitud que alcanzaron y la regularidad del régimen.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal