miércoles, 15 de febrero de 2006

Mamón (Papaya)

Pear
¿Quién no tiene una planta de mamón en el fondo de su casa?

Acostumbrados a confeccionar el delicioso dulce casero, las amas de casa olvidaron que el mamón o papaya está considerada una de las frutas más perfectas creadas por la naturaza, dado que posee un gran contenido de vitaminas C, D y A y potasio.

Contiene además calcio, fósforo, hierro, zinc y carbohidratos. Y por su alto contenido en fibras, sirve para bajar de peso.

De esto y de mucho más dan cuenta los técnicos de la Subsecretaría de Agricultura que trabajan en torno al Proyecto para promocionar, apuntalar y expandir la actividad en el Chaco.

“Más allá de su rico sabor, la importancia de esta fruta reside en su valor nutritivo y la demanda es creciente por parte de la industria dulcera” dicen en el Ministerio de la Producción, donde desde el año pasado se han puesto en contacto con productores de la zona, se conformaron grupos de interesados y se iniciaron actividades de capacitación.

Para agregar propiedades a la lista de beneficios que posee el fruto -a través de su consumo en fresco- lo más llamativo del mamón es el contenido de un conjunto de enzimas, entre las cuales se destaca la papaína.

Estas sustancias mejoran la digestión, regeneran las cicatrices, tienen efectos anti inflamatorios, pueden usarse para el tratamiento de úlceras de estómago y por su acción anti parasitaria. En el caso de la papaína, esta enzima acelera el proceso de digestión de almidones y proteínas.

La enzima procede del secado del látex que se obtiene de pinchar adecuadamente los frutos verdes y se emplea fundamentalmente en la industria farmacéutica.

Por su parte, las hojas y los tallos de la planta, contienen pequeñas cantidades de carpaína, un alcaloide estimulante del ritmo cardíaco.

En cuanto a la posibilidad de utilizarla en dietas hipocalóricas, afirman que el mamón o papaya es una buena opción para incluir en la alimentación de quien desea bajar de peso.

“Este fruto aporta relativamente pocas calorías, unas 70 cada medio mamón de 140 gramos, entre un 7 y un 9% de azúcares, un importante contenido acuoso, un alto contenido en fibras y un gran poder de saciedad.

¿Cómo incluirla? Sola, en jugos, helados, licuados, ensaladas, postres, acompañando carnes, queso, jamón.

Y como no puede ser de otra manera, éstas y otras propiedades lo convierten en una “fruta estrella”, pero que los chaqueños no estamos habituados a incorporarla por su consumo en fresco.

Es una buena medida el intentar hacerlo, tal cual lo hacen las sociedades de zonas tropicales, y habituarnos a encontrar esta fruta entre los alimentos diarios.

¿Nos tomamos un licuado?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal