martes, 11 de julio de 2006

Presidencia De La Plaza, A 85 Años De Su Fundación

Drink Wine
PLAZA - Los pequeños focos de civilización que emergieron en diferentes puntos de la zona donde hoy es Presidencia de la Plaza empezaron a conectarse con la llegada del Ferrocarril.

Creado por Ley 5.559, en 1908, denominada de “Fomento de los Territorios Nacionales”, que autorizaba al Ejecutivo nacional a la construcción de una línea férrea desde el Puerto de Barranqueras, sobre el río Paraná, hasta empalmar con el Ferrocarril Central Norte con un ramal de la línea de Añatuya al Chaco.

En noviembre del mismo año, el diario “La Prensa” publicó la declaración del ministro de Obras Públicas de la Nación que la extensión del recorrido del ferrocarril había pasado los 100 kilómetros y que para el próximo año llegaría a los 150.

Lo que significa que la línea férrea llegó a lo que hoy es Presidencia de la Plaza en los últimos meses de 1910. “KM 109” se llamó, y en principio fue uno de los tantos apeaderos que jalonaban las líneas férreas que se internaban en el corazón boscoso del Chaco.

A medida que se extendía el ramal, nuevos colonos se fueron interesando por los suelos a la vera de la vía. Se metían en el monte hasta unos 25 kilómetros para reconocer la superficie con el objeto de determinar sus condiciones agro ganaderas.

Si bien los trabajos ferroviarios fueron determinantes para la existencia, primero, del KM 109 y, luego, de Presidencia de la Plaza, antes, la radicación de parajes y obrajes le dieron aisladas pinceladas de civilización al territorio.

Vitorio Ghio fue uno de los que había instalado. Tenía un aserradero, virtud que le valió para celebrar un contrato con el Gobierno y proveerlo de durmientes para el Ferrocarril, ya que a la Nación también la seducía las vírgenes montes circundantes, que además de su potencial boscoso, las tierras eran aptas para el pastoreo y la agricultura.

En 1910, los hermanos Rudaz se afincaron en la zona dedicándose a la producción ganadera. Tiempo después llegaron otros con los mismos anhelos y esperanzas. Se los recuerda como los pioneros de la primera oleada de hacendados que salpicaron la región desde 1910 en adelante.

Al llegar, los nuevos pobladores que se afincaron en derredor del apeadero del Ferrocarril, dieron con los habitantes originarios de la zona; La Cruz, Pinaii y el Peruano eran los mansos jefes aborígenes que, junto a sus tribus, se dedicaron al laboreo de la tierra.

En el último trimestre de 1910, el paisaje comenzó a transformarse aceleradamente en las inmediaciones del aserradero de Don Vitorio Ghio.

El constante aumento de habitantes y la importancia que la zona fue adquiriendo sedujo a varios comerciantes a radicarse en las del KM 109. Como Carlos Cernigoy, con un almacén de ramos generales, Francisco Puighó con una panadería y José Sangra con un comedor y una posada.

Fueron los pioneros de la actividad comercial placeña que sumaron a la primera casa de ramos generales existente en el paraje de Don Vitorio Ghio.

Victorino de la PlazaSegún antiguos pobladores de Presidencia de la Plaza, el lugar comenzó a llamarse de esa manera desde que el doctor Victorino de la Plaza asumió la primera magistratura a raíz de la muerte del entonces presidente Roque Sáenz Peña, en agosto de 1.914.

Cuatro años después, por decreto un decreto del Poder Ejecutivo Nacional comienza a realizarse las primeras mensuras de las tierras.

El 11 de julio de 1921, el decreto firmado por el presidente Hipólito Yrigoyen pone fin a largos años de estancamiento del régimen de tierras fiscales -ocupadas, de hecho, por ganaderos, agricultores, comerciantes y trabajadores que se habían aventurado afincándose en aquellos alejados parajes- dando nacimiento a Presidencia de la Plaza.
Fuente: Primera Línea.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal