jueves, 16 de febrero de 2006

Francisco Romero, Escritor

Writing
Eclipse de Mujer es la novela que en breve presentará este autor, en la próxima Feria del Libro, tras la exitosa aparición del ensayo Culturicidio. El escritor y docente se revela como la voz narrativa de su generación.


"Para los antiguos, la narración era una voz femenina. Allí están Antígona y Sherazada, Sherazada con el poder de la palabra congela la muerte, termina transformando el corazón del califa", señala en referencia al título de su novela Eclipse de mujer, que está próximo a presentarse en el marco de la Feria del Libro Chaqueño y Regional. Redondeando la idea agrega: "La narración es una voz femenina que no cesa".

LA NOVELA
"Esta novela relata una versión argentina, hija de los 90´s, de la suerte que le pudo tocar a Sherazada de ser argentina. Acá es derrotada, más que derrotada, eclipsada".

La historia del libro, bien puede decirse que germinó a partir de una fotografía del levantamiento de La Tablada que impactó al escritor. El personaje, Seba, es un fotógrafo destinado a cubrir los sucesos de La Tablada y cuando se enfrenta al cadáver de mujer, la cámara fotográfica no deja de disparar sobre ese cuerpo femenino, más que fotografiando, interrogando.

"Una mujer bella, luminosa, cuyo espanto la llevó a atacar a ciegas al señor de la Muerte, quedando adicta a un discurso blindado". Con este hecho arranca la novela, "una novela de amor, como la califica.

Telón de fondo es la historia reciente argentina y como una llaga, la guerra de Malvinas (el fotógrafo es un excombatiente). Sobre lo histórico de la novela, señala que más allá de alguna investigación circunstancial, su objetivo fue ficcionalizar cierta zona de la historia.

"No creo en la novela histórica, es un oxímorom, ella va tejiendo su propia literatura (aunque nuestra época ha dejado de creer en las voces de la historia); a la narrativa no le interesa la veracidad".

Mempo Giardinelli, que prologa el libro, señala: "Es esta una novela de vértigo implacable, en cierto modo desoladora, cuyo impecable discurso pinta un cuadro de angustias y fatigas, de violencia y memorias bien argentinas, escrita desde las claves del policial negro con un telón histórico en cuyo centro, campea, no obstante, una obstinada historia de amor y porqué no, de tibia esperanza".

El libro es una novela corta de 150 páginas que demandó al escritor unos diez años. A modo de diario de viaje, el protagonista narra la historia en segunda persona del singular.

La presentación, en el marco de la Feria del Libro Chaqueño y Regional, que organiza Librería de La Paz en sintonía con Subsecretaría de Cultura provincial y Universidad Nacional del Nordeste, se realiza el jueves 23 de febrero, a las 21. Se referirán a la obra Orlando Vam Bredam, Marcelo Caparra, Ana María Donato y al final, posible cierre con música de Coqui Ortiz.

COSECHAS DE CULTURICIDIO
El ensayo Culturicidio. Historia de la Educación Argentina (1966- 2004) agotó su primera edición en dos meses y la segunda lleva vendido más de 1.100 libros, con 24 presentaciones en 14 ciudades argentinas, incorporándose además, como lectura obligatoria y de consulta en distintas universidades nacionales e institutos terciarios y colegios de enseñanza media.

"El éxito del libro me tomó absolutamente de sorpresa. Debo agradecer a Librería de La Paz; junto a Rubén Bisceglia recorrimos trece mil kilómetros. Hemos estado en universidades, en una biblioteca parlante de ciegos, escuelas nocturnas, en un teatro a sala llena en Reconquista ... Sobre todo, fue emotivamente muy fuerte".

CONCEPTOS
Hijo de los 80´s es Teté Romero. Para él, fueron el despertar de su generación, "la última generación que se asumió en parte, como ráfaga, como generación histórica (la última generación que leyó)".

Hijos de la dictadura, "mamamos el discurso de la dictadura y tenemos el karma de nuestros propios desaparecidos: en tres meses, de héroes de Malvinas, pasaron a ser a invisibles sociales".

Teté Romero es docente y de la relación con los alumnos reflexiona: "Es la mejor manera de un envejecimiento no perverso. Es un horizonte con posibilidades pero está el ejercicio diario para tender un puente que no caiga. Hay una distancia cada vez mayor entre nuestra generación y las siguientes".

Sobre su idea de Dios, sintetiza: "Si está no nos atiende. No profeso una creencia. Me interesa, sí, la figura de Cristo como la de otros grande hombres y mujeres. De la condición humana, medita: "caigo en cuenta que el hombre está hecho de barro pero también está aquél hecho de materia trascendente".

Fuente: El Diario de la Región.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal