martes, 9 de mayo de 2006

Margarita Belén Celebra Sus 116 Años De Vida, Y De Cooperativismo

New Year Cheer
MARGARITA BELEN - Las 65 mil hectáreas que hoy comprenden Colonia Benítez y Margarita Belén, en 1890 solamente se las llamaba colonia Margarita Belén y se caracterizaron por la llegada de trentinos oriundos de Tandil, provincia de Buenos Aires, seducidos por la propuesta de Félix Amadeo Benítez para labrar las tierras que poco antes había recibido en concesión tras la quiebra de la Sociedad Colonizadora Popular.

Margarita y Belén, nombre de dos de sus hijas, que Félix Benítez decidió fusionar para bautizar la ciudad de fecha de nacimiento, hasta allí, incierta. Dato al que los autores del libro “Margarita Belén, cuna del cooperativismo agrícola”, Víctor Mario Jenefes y Edim Omar Laclau, dieron precisión tomando como fecha fundacional al primer contrato de compraventa celebrado por el doctor Benítez, dado un 9 de mayo de 1890 con un tal Modesto Gandini.

Los primeros habitantes, casi todos europeos, en principio se dedicaron a desmontar para dejar la tierra apta para ser sembrada. Luego, el maíz se extendió y sirvió para el autoabastecimiento y el de los animales.

En tanto, el sitio donde por primera vez se sembró algodón en Chaco, hoy en día sigue sin ser resuelto fehacientemente, pero se sabe que la colonia Margarita Belén fue una de las pioneras en sembrar lo que una vez masificado se llamó “Oro Blanco” y también se sabe que Don Miguel Vargas Reyna fue uno de los primeros colonos en hacerlo cuando se despedía el siglo XIX y aparecía el cooperativismo agrícola, que en poco tiempo se instalaría en la ciudad para no dejarla jamás.

Para defender los precios de la producción de la zona, el 24 de octubre de 1897 nace la cooperativa El Triunfo, agrupando a los colonos agricultores de las colonias Benítez y Margarita Belén.

Pero la burocracia también existía hace siglos atrás: los trámites se demoraron y recién el 14 de enero de 1905 se crea oficialmente la “Sociedad Cooperativa Familiar”, con asiento en el domicilio de Carlos Pisoli.

En 1921 la cooperativa se traslada al ejido municipal para no cambiar más de dirección.

Un ejemplar amarillento del añorado diario La Acción conservado por sus familiares describe, en octubre de 1941, a Don Pedro Bernal: "Un auténtico hombre de trabajo y de los primeros pobladores de Margarita Belén".

“Se inició en las tareas manuales, para en 1908 dedicarse a las agrícolas, a las que agregó más tarde las ganaderas. Luego estableció una casa de comercio, a la que atiende en la actualidad.

En la vida pública de Margarita Belén le cupo una actuación destacada. Miembro de la Comisión de Fomento al crearse ésta, sus méritos lo llevaron a ocupar la presidencia en 1913, en varios períodos sucesivos y también en la actualidad. Es también presidente de la Cooperadora Policial.

Su hogar se formó en el año 1906. Contrajo enlace con doña Mercedes Cortéz, nativa del Chaco. Cinco hijos varones y una mujer constituyeron el fruto de esa unión. Auténtico hombre de trabajo fue uno de los primeros pobladores de Margarita Belén, donde llegó el 11 de Setiembre de 1906”.

En el Museo Nacional de la Inmigración del Centro de Estudios Migratorios Latinoamericanos se extendió el “Certificado de Arribo a América”, de nacionalidad española, procedente de Vigo, un 11 de Mayo de 1906 en el buque Provence. Tenía 23 años, soltero, de profesión jornalero y religión católica.

Durante ese año se establece por unos meses en Buenos Aires donde trabaja en una ferretería de calle Callao y Mitre, hasta tanto obtener la autorización para tener sus tierras en las afueras de Margarita Belén.

Empezó en un obraje de Juan Laclau en la colonia de Margarita Belén. Luego, siendo adjudicatario del Estado, desmontó unas tierras a la vera del Guaycurú para poder cultivarlas, cuando en la zona se empezaba a plasmar la tendencia por sembrar algodón.

Pero la soledad del lugar y el rigor del Chaco de esos tiempos lo obligaron a buscar refugio en los lotes de Don Félix Amadeo Benítez. Allí reinicia sus labores como agricultor en zona más próxima a Margarita Belén, donde aún no existía el pueblo.

Con el auge del algodón, fue uno de los primeros iniciadores del grupo cooperativista El Triunfo, que daría vida al pueblo donde luego abriría una casa de venta de artículos generales, en pie hoy día.

La desmotadora de elementos precarios, en sus inicios, logra incorporar equipos modernos para la época. Fue instalado por un técnico egresado de la Escuela de Artes y Oficios “Manuel Belgrano”, quien además es el hijo de mayor de Don Pedro.

En los principios de Margarita Belén formaron el Club Social y Recreativo de Margarita(actual Club San Martín) que en esos años contaba sólo con un terreno baldío.

Las primeras reuniones sociales las organizaban en galpones de la desmotadora, allí se mezclaba la charla, el debate, el teatro y el baile. El escenario se montaba con bolsas de semillas de algodón como base para los tablones que iban arriba, las cortinas, en tanto, eran los retazos con costuras de las arpilleras vacías.

El abuelo en varias oportunidades actuó sobre esa suerte de escenario, casi siempre, con el mismo personaje: "Un burro y tres baturros" (rústico aragonés).
Fuente: Primera Línea.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal