sábado, 13 de mayo de 2006

Villa Libertad, donde la laguna Arazá se convierte en un zanjón

Snake

Vecinos de una calle de Villa Libertad se quejan por la postergación en que viven y piden el entubamiento de la laguna Arazá, entre otras necesidades.

Villa Libertad es una importante barriada de la ciudad limitada por las avenidas Chaco, Soberanía Nacional, San Martín y Édison. El sector recorrido está rodeado por los barrios Güiraldes, Italiano, Palermo y Villa Don Andrés.

"Hace más de 20 años, que vivimos acá, somos de las primeras familias asentadas en estos terrenos cuando todo era puro descampado. Sin embargo, a los alrededores, los nuevos barrios y asentamientos cuentan con luz, agua, baños instalados y hasta calles enripiadas, pero nosotros hemos quedado postergados".

Se trata del pasaje Julio Tor numeración 2.200/2.300, donde la laguna Arazá, se convierte en esta parte en un zanjón ancho Hace una serie de vericuetos internándose en el fondo de los patios. Sintetiza una herradura que se dirige luego a la avenida Soberanía Nacional para desaguar en el canal.

El zanjón-laguna es responsable de las inundaciones que se producen cuando llueve: patios rebasados y calles anegadas; peligro latente de contaminación y alimañas que se internan en las casas. "Aparecen algunas yararás", comenta un joven vecino.

Las familias Luque, Fernández, Morales y Álvarez se autoconvocaron en la Redacción de este matutino y dieron su testimonio.Lo de siempre: notas y pedidos a autoridades municipales, alguna visita de funcionarios en época de elecciones, llamadas al programa radial de Julio Wajman y sin resultado global para sus problemas.

Que no es sólo el zanjón Arazá, que piden sea entubado como ya se ha realizado en otros sectores del mismo, sino también una entrada en la calle vedada por el caprichoso curso del zanjón en mitad de ella.

Cuando llueve, "no entran ni remís ni ambulancia; ni la policía quiere entrar por acá; tienen que dar una enorme vuelta. Necesitamos camionadas de tierra para rellenar las zonas bajas".
En las bocacalles entubadas, aparece otro problema, roturas en el cemento que pueden llegar a romper el auto de algún conductor distraído.


Otro problema que afecta enormemente a estos vecinos es que por esa calle no pasa la cañería de agua. Una manguera alivia el problema y a mitad de cuadra está sujeta a un pilar. Los vecinos se turnan para juntar baldes pero "aunque tenemos buena voluntad entre todos, termina siendo un problema, hay horas en que el agua sale un hilito ...", señala una vecina.

Aunque el caño de cloaca pasa por el pasaje Julio Tor, "no podemos conectarnos, porque dicen que está saturado, que está viniendo de las nuevas viviendas".

Por la noche, la zona es boca de lobos. "Si no compramos los focos para los postes de las esquinas, nos quedamos sin luz". Respecto de la seguridad, señalan: "Como en todas partes. La gente de aquí nos conocemos, el problema es cuando vienen de afuera a amanecer por acá".

Por lo demás, un sábado a la mañana, alguien está cortando el pasto de su vereda en esa cuadra "hechizada" de Villa Libertad; algún guiso se cuece por ahí, hay un caballo pastando y chicos que juegan con la pelota en una informal "penaleada" en la calle; las casas humildes se ven lindas en su coherente simpleza y sus jardincitos.

"Por lo único que extrañaríamos -de entubarse el canal de la laguna- es porque no vamos a poder sacar más mojarritas", dice el vecino adolescente.

Fuente: El Diario de la Región.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal