lunes, 4 de septiembre de 2006

Las Aguas Termales De Saénz Peña

Embarrassing Bubbles
Hablar de la proyección nacional de Sáenz Peña es hablar de sus aguas termales. El complejo termal, ubicado en el mismo predio donde se levanta el hotel Gualok, fue el centro de visitas de miles de turistas que desde distintos puntos del país pusieron pie en el Chaco para comprobar las propiedades curativas que tienen las aguas.

Las fuentes termales de Sáenz Peña, con una temperatura de salida de 42°, son aptas en casos de reumatismo y artritis crónica, enfermedades de la piel, sedante nervioso, relajante muscular, bursitis, ciáticas y neuralgias, afecciones ginecológicas, anexitis, debilidad general; y es beneficiosa tanto para niños como para mayores y ancianos.

El complejo termal cuenta con saunas, baños turcos, consultorio médico, kinesioterapia, aerosolterapia y jardines.

Todo un orgullo para el exigente turista y para los habitantes de Sáenz Peña y de la región que elijan este complejo para disfrutar de las aguas curativas que manan de lo profundo de la tierra.

El complejo termal municipal de Presidencia Roque Sáenz Peña cuenta con una infraestructura inaugurada el 12 de diciembre de 1981, sobre el terreno en que se asentaba el edificio original construido a fines de los ’50 y que durara hasta 1979, época que puede considerarse de oro en el termalismo nacional, y por ende el local y provincial.

Paradójicamente, al poco tiempo de puesto en servicio como la más moderna infraestructura termal del país hasta ese momento, empezó a suceder una serie de interrupciones cada vez más frecuentes, hasta llegar al punto extremo, a principios de 1999, cuando se tapó la última perforación iniciada a fines del año anterior, echando por tierra las ya tenues esperanzas de recuperar un pasado venturoso.

La suma de voluntades entre la actual gestión municipal, con la ayuda del gobierno provincial y la colaboración del sector privado, nucleado en el Ente Mixto de Promoción Termal (Emproter), logró revertir esa situación cuando, el 6 de enero de 2003, se retomó el funcionamiento después de cuatro años de inacción, y con un solo objetivo: el desarrollo de una nueva actividad económica para la ciudad y todo el interior chaqueño, el turismo.

A fines de ese año se celebró la reinauguración del edificio, totalmente refaccionado y con ampliación de servicios, obra encarada por el gobierno provincial, con una inversión de 500.000 de pesos.

Para tener una referencia de cómo surgió el termalismo en Sáenz Peña es necesario mirar hacia atrás, cuando la visionaria idea de los que hicieron grande la ciudad fue la impulsora de lo mucho o lo poco que hoy podemos disponer, máxime teniendo en cuenta los esfuerzos que ello significaba por tratarse, en aquellos años, de algo desconocido y en un ambiente poco propicio para el desarrollo del turismo.

A mediados de la década del ’30 (de gran sequía), la Dirección Nacional de Geología realizó una perforación que tenía como objetivo la obtención de agua para consumo humano, al comprobarse su ineptitud para tal fin se la utilizó para el regado de las calles.

Poco tiempo después y debido a indicios que denotaban su alta salinidad (se picaban los guardabarros de los vehículos y los techos de las casas, más el color ocre que tomaron las calles y cunetas aledañas al sector de la perforación en la manzana 60 del ejido urbano), sobre finales de la década fueron enviadas muestras para su análisis en Buenos Aires.

El resultado se dio a conocer recién en febrero de 1941, y demostraba las cualidades medicinales de las aguas.

El informe llegado desde la Comisión Nacional de Climatología y Minas de la Nación decía: "Agua cloro-sulfatada, sódica, cálcica, magnésica, ferruginosa; alcalina, bicarbonatada, de mineralización hipermarina e hipertónica.

Rica en iones de sodio y de potasio en primer orden y de calcio y magnesio en segundo; tiene un tercio más de sal que el agua de mar, con una óptima dosificación de flúor".
Fuente: Chaqueña.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal