miércoles, 2 de agosto de 2006

"Lucas, Donald Y Después Yo, El Pato Silva"

NASCAR 2
"Los chicos me hacen feliz porque me tienen en el podio"
Entrevista de Luis Darío y Darío Gastón Molodezky

Todos saben que Juan Manuel Silva no tuvo un camino fácil para llegar a ser uno de los pilotos reconocidos del ambiente nacional. Debió lidiar con muchas adversidades; pero las fue superando a todas.

Sobrellevó un par de años la soledad de un país como Japón, que —sin embargo, con el tiempo— demuestra de qué modo lo colmó de experiencia y sabiduría.

Tuvimos una charla distinta, profunda, sin quedarnos en la mera vorágine de un auto de carrera o una competencia. Un Pato Silva auténtico que se siente feliz por el reconocimiento y el afecto de los niños en forma especial, y en general por el de todas las personas que siguen su trayectoria.

Juan Manuel Silva, invitado a la Bienal de Escultura, estuvo 45 minutos mano a mano en el programa Pura Potencia, por Radio Isla del Cerrito, rodeado del afecto de cientos de admiradores que buscaban su trofeo: una gorra, un autógrafo ...

Todo era bueno para llevarse un recuerdo del campeón. Y eso que todavía no había ganado la carrera en el Yaco Guarnieri, escribiendo una página memorable del automovilismo chaqueño.

Se fue estableciendo un vínculo especial con la gente, desde que arrancaste hasta hoy. ¿Cambió algo en este último tiempo?
No, para mí sigue siendo la misma relación de siempre. Siempre fui un agradecido con el pueblo chaqueño. Creo que a mí me pasa lo mismo, como ciudadano, cuando encuentro a alguien, a un chaqueño, a un deportista que me representa, que deja todo por el Chaco.

Cuando veo que es gente que pone esfuerzo, responsabilidad y ganas, la apoyo; y a mí me salta también el hincha. Realmente, deseo que las cosas le vayan bien y busco la manera de apoyarla, porque se está jugando por una provincia, por un país, como en el caso de la selección argentina de fútbol en el Mundial.

Me da la sensación de que lo que la gente ve en mí es que busco hacer las cosas de la mejor manera en el automovilismo, que tengo una conducta, que trato de representar a mi provincia del mejor modo posible.

También me acompañan porque, en cada triunfo o logro que tengo la oportunidad de conseguir, siempre están presentes los chaqueños conmigo, siempre los nombro y los recuerdo, y les agradezco el apoyo que me brindan. Entonces, creo que también es eso lo que la gente retribuye con su afecto, con el recibimiento que me da, con el cariño. Y eso es recíproco.

Me hace muy feliz lo que vivo cada vez que estoy en el Chaco. El recibimiento del año pasado fue el mejor premio que pude tener como deportista, porque entiendo que, en la vida, el cariño de la gente es una de las pocas cosas que no se pueden comprar con nada. Trofeos y carreras los podés ganar; pero si no tenés el cariño y el afecto de la gente, no estás haciendo bien las cosas.

Por todo eso, soy un agradecido de la vida; por todo lo que recibo y lo que doy. Y, al mismo tiempo, eso me lleva a que día a día me esfuerce cada vez más, a no bajar nunca los brazos sobre un auto de carrera. Bajando del auto, obviamente que también; porque hoy en día un piloto no sólo tiene que funcionar bien arriba del auto.

Y puedo asegurar que no es fácil. Y, a medida que vas creciendo, es más difícil aún, porque estás más expuesto y debés manejarte con mucho mayor cuidado. Por esto trato de cuidar la imagen.

Sabemos el cariño que te tiene la gente del Chaco; ¿cómo percibís esto en las otras provincias?
De la misma manera. Realmente me sorprendo, en la mayoría de los circuitos a los que vamos, con una particularidad: el mayor feeling es con los grandes y los niños.

Los adolescentes, no tanto. Es como que ellos no son cholulos, están en otra; pero se da mucho con las personas mayores y con los pequeños. Con ellos realmente tengo una llegada muy linda, y eso me pone muy bien. A veces, hablando con los padres, ellos me dicen: "Loco, no somos hinchas tuyos, no somos hinchas de Ford, no somos nada tuyo; pero lo único que dice mi hijo es Pato Silva".

Esto me ocurrió muchas veces y lo único que puedo llegar a pensar es que los chicos nacen con el pato Donald, siguen con el pato Lucas y después les aparece un pato que corre en auto y empiezan a escucharlo, y es el Pato Silva. Y así se identifican con él. No me queda otra explicación.

Hay dos maneras de hacer automovilismo: o se tiene mucha plata o se tiene esa dosis de capacidad y talento para conducir; pero hay que ayudar con otras cosas. A vos te tocó bailar con la más fea: sin plata.
Sí, y no fue cuestión de dinero, solamente. Nunca me tocó nada fácil. Entiendo también que para llegar a este nivel nunca nada va a ser sencillo. ¿Cuántos corredores muy buenos hay que no tienen ni siquiera la posibilidad de subirse a un auto de carrera? Otros no tienen ni la chance de correr a nivel nacional o de alguna categoría, como el TC 2000 o el Turismo Carretera, teniendo sin embargo la capacidad para hacerlo.

Este es un deporte muy ingrato, en el que no solamente se depende del talento, sino también de muchísimos factores, como el económico, la suerte, las relaciones humanas, los contactos. Incluso el manejo de uno mismo, porque por ahí te manejás mal abajo del auto y también se te cierran las puertas.

A mí me costó, pero tuve el apoyo de muchísima gente, principalmente de mi familia, como digo siempre; de mi viejo, por todo lo que me enseñó, lo que me dio dentro del automovilismo. O mi mamá, que siempre bancó todo lo nuestro. Y mi hermana, mi familia en general, los amigos, la gente del taller. Muchísima gente que me ayudaba a hacer las rifas, las cenas ...

El periodismo chaqueño fue sin duda alguna un pilar fundamental, así como el público, la gente, los patrocinantes. Lo que quiero decir es que esto no lo hubiera podido lograr solo, necesité tener ese grupo de gente, esa relación, esa familia, esos amigos, ese periodismo; por eso creo que lo hicimos entre todos.

Entiendo que lo más importante es que no defraudé a toda esa gente que confió en mí y que me apoyó; y, obviamente, siempre valoré todo lo que me brindaron.
Fuente: Chaqueña.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal