domingo, 14 de mayo de 2006

Nació Un Osito Hormiguero En El Zoológico De Sáenz Peña

Buggie
SAENZ PEÑA - Nuevas e importantes novedades tuvieron lugar en el zoo saenzpeñense. Son nuevos nacimientos. Y si bien todos los nacimientos son para destacar, lo es más cuando son especies en peligro de extinción. Por eso, el personal del Complejo Ecológico manifestó su alegría por el nacimiento de un nuevo ejemplar de Oso Hormiguero, que se sumó a otro ejemplar de la misma especie que nació hace poco tiempo.

El primero de los bebés hormigueros se encuentra con sus padres en perfecto estado. Mientras que el recién nacido, por problemas de falta de leche de la madre, tuvo que ser criado por los empleados del área de Nutrición del Complejo Ecológico, y se encuentra bien al cuidado de su madre que es un animal que también ya nació en el zoo.

Este es un nuevo logro dentro de los programas de reproducción de especies en peligro de extinción, que hacen del zoo saenzpeñense, ubicado a la vera de la ruta nacional 95, hacia el sur de la rotonda de acceso a Sáenz Peña, una de las dependencias más reconocidas a nivel nacional e internacional en el salvataje de especies animales autóctonas de la región.

Es muy simpático ver a este nuevo osito hormiguero nacido en cautiverio al celoso cuidado de su madre. La mamá lleva siempre a su cría sobre su lomo, y esta aunque parece frágil y dormida, nunca se cae, incluso cuando la madre acelera el paso para enfrentar a alguien que considera alguna amenaza para su pequeño bebé.

El oso hormiguero es en general un mamífero de aspecto curioso. Por un lado, posee una cabeza desmesuradamente alargada en forma de tubo; y por el otro, una hirsuta cola con aspecto de abanico. La boca, ojos y oreja son pequeños. El cuerpo está cubierto por un pelaje largo y duro que en el cuello forma una crin notable. Los pelos de la cola alcanzan los 40 centímetros de largo. Los miembros delanteros son fuertes y musculosos.

La mano posee cuatro dedos, tres de los cuales tienen un notable desarrollo y están provistos de grandes uñas en forma de gancho. Las patas traseras tienen cinco dedos con uñas casi normales. Todo el cuerpo puede alcanzar una longitud de 2,3 metros, desde el extremo del hocico a la punta de la cola. Esta última mide entre 80 y 90 centímetros. Los machos adultos superan los 50 kilogramos de pesos.

En caso de ser atacado por depredadores como el yaguareté, o por perros, el oso hormiguero se sienta sobre sus patas traseras y cola, y espera al agresor con los fuertes brazos abiertos. Un brazo de sus potentes miembros provistos de uñas curvas puede resultar mortal aún para un tigre.

La coloración generalmente es pardo negrusca, varía en tonos negros, blancos y grises. Una faja negra bordeada por una línea blanca parte desde el pecho y corre por los flancos hasta el dorso. Los miembros delanteros son blancos.

Esta subespecie se distribuye desde Venezuela y Guyanas al norte de Argentina. En nuestro país, habita las provincias de Misiones, Formosa, Chaco, este de Salta, noreste de Santiago del Estero y norte de Corrientes. Habita sabanas, bosques y selvas. Estudios realizados sobre la especie indican que no muestra una preferencia particular por ninguno de estos hábitats y se distribuye equitativamente en ellos.

En cuanto alimentación, como su nombre lo indica, es principalmente de hormigas y termitas que captura con su viscosa lengua. Sus fuertes miembros delanteros provistos de grandes uñas le permite destrozar los hormigueros e introducir su hocico succionando repetidamente los insectos que quedan adheridos a la lengua.

Las hembras paren una cría por camada tras una gestación de 6 meses. El cachorro al nacer pesa entre 1,3 a 1,7 kilogramos de peso. Cuenta con pelaje corto y es transportado durante los primeros meses sobre el lomo de su madre. Por lo general, hace coincidir su banda lateral negra con la hembra por lo que resulta difícil distinguir.

La especie se encuentra en seria regresión debido particularmente a las modificaciones que sufren sus hábitat y la caza que es objeto. En el Libro Rojo de los Mamíferos y Aves de Argentina 1977 la especie está categorizada en peligro.

Por eso, a nivel nacional y provincial está prohibida su caza y comercialización por la legislación vigente. La reserva natural de Formosa, los parques nacionales Pilcomayo, Iguazú y Copo, y el Parque Provincial Urugua-i albergan poblaciones de la especie pero no garantizan por sí solos su conservación a largo plazo.

El oso hormiguero se ve seriamente afectado por la modificación que sufren sus hábitats, y por la caza de que es objeto. Un alto porcentaje de los bosques de la región chaqueña ha sido sustituido por agrosistemas, reduciendo sus posibilidades de refugio y alimentación. La marcada retracción de la selva paraense tuvo igual efecto negativo sobre sus poblaciones.

Por lo general, su muerte carece de justificativos más que el proteger de los perros que frecuentemente lo atacan en el monte.

También existen aún en nuestro país cazadores inescrupulosos que disfrutan de exhibirse junto a un oso hormiguero abatido. No resulta del todo raro encontrar en el monte hembras del oso hormiguero muertas por un disparo con la cría aún aferrada al pelo de su madre.
Fuente: Diario Norte.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal