domingo, 5 de noviembre de 2006

Asociación Israelita Cumple 70 Años

Wailing Wall
La Asociación Israelita de Beneficencia de Resistencia (la asociación judía de caridad de Resistencia), fundada en 1936 por el Ashkenazim, celebra este año su 70 aniversario de intensa labor y rica historia en la capital chaqueña.

En sus primeros años, la entidad fue conducida por Bernardo Goransky, a quien sucedió luego Salomón Kohan, quien estuvo al frente de la asociación por más de diez años.

En 1937 la comunidad construyó su cementerio por separado y luego fue el turno de la obra del centro de reuniones, en 1943, que sirvió a la comunidad como punto principal para las actividades religiosas, las festividades sociales y las actividades privadas.

Antes de 1940 había cerca de 700 judíos de Ashkenazim y casi 400 Sephardi que vivían en Resistencia.

Cabe recordar que la Asociación Israelita Latina Verdad y Merced (asociación latina Chesed Ve-Emet) fue la primera comunidad judía en Resistencia, establecido por los judíos Sephardi en 1912.

Admitieron luego a los judíos Ashkenazim que todavía no tenían su propia comunidad, rogaron juntos y podían utilizar el cementerio, pero según los estatutos de la comunidad, los de Ashkenazim no eran elegibles para servir en posiciones de la dirección de la comunidad.

Hasta los años 60 la mayoría de los judíos de Shepardi eran activos en el comercio, poseyendo tierras pequeñas de las que extraían alimentos. Varios manejaron algunas de las tiendas más importantes del centro de la ciudad, como el recordado bazar "Ciudad de Roma", de la familia Bentolila y una compañía de productos al por mayor de Simón Strugo.

Al principio los judíos comenzaron sus labores como vendedores ambulantes. Sin embargo en los años 50 esta ocupación había desaparecido y la mayor parte de los Ashkenazim se dedicaron al textil, a los muebles y a los alimentos, mientras que un puñado se inclinó hacia la abogacía, la bioquímica, incluso hubo cinco miembros de la comunidad que se dedicaron a los trabajos de granja.

En la década del 60 los judíos eran por entonces propietarios de una mayoría extensa de almacenes de Resistencia.

Hoy las dos comunidades ruegan juntas durante un alto, las fiestas Rosh Hashanah que se celebra en el centro de Sephardi como los servicios de Yom Kippur que se llevan a cabo en el centro de la comunidad donde se mueven el Aron Hakodesh y el cantor conservador.

Organizan ceremonias del Atzmaut, Yom Hashoah y de Yom ha las, así como el partido para la comunidad y las celebraciones colectivas para la ceremonia de Palo-Mitzvah. La crisis económicas de 2001 y 2002 mermaron un poco las actividades culturales y muchos recibieron ayuda material de la comunidad.

Varios miembros de la comunidad judía local se han destacado como miembros del poder nacional argentino, en el Parlamento y el gobierno provincial.

Muchos como jueces, como decanos y profesores en la UNNE, como escritores, directores del Banco del Chaco, de bancos privados o de varias compañías comerciales, y también en la actividad cultural y en entidades que nuclean a distintas actividades profesionales.

La mención especial se hizo sobre la figura de la doctora Rita Waismann, una bioquímica que logró fama internacional como resultado de su investigación sobre la lepra; Julio Kesselman, juez, ministro de Economía y profesor de la universidad local; Moisés Glombovsky, abogado de un partido político; Mirian Curletti de Wajsfeld, escritora y profesora, miembro del parlamento nacional argentino, Samuel Hadas, que sirvió como embajador de Israel en España en la década del 80 y fue el primer embajador israelí ante el Vaticano en la década del 90.
Fuente: Norte.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal