lunes, 22 de mayo de 2006

Campo Del Cielo En Houston

Comet

Los últimos trabajos realizados en Campo del Cielo por un grupo de investigadores de la Asociación Chaqueña de Astronomía, bajo la dirección del experimentado investigador William Cassidy, fueron presentados en la 37º Conferencia de Ciencia Lunar y Planetaria, celebrada en Houston, Texas.

Se trata de un completo informe sobre la labor desarrollada en la zona del cráter 13, bautizado La Sorpresa, de donde se extrajo un meteorito de 14.850 kilos, con la ayuda de especialistas de varios centros de estudios de Estados Unidos, quienes aportaron novedosa tecnología para el rastreo de cráteres.

El equipo de investigadores chaqueños que colaboró en las investigaciones está integrado por el geólogo Adolfo Gustin y los técnicos Mario A. Vesconi, Carlos A. Cerrutti y Silvio Medina, quienes pertenecen a la Asociación Chaqueña de Astronomía.

El grupo colaboró con las tareas que realizó el profesor emérito del Departamento de Geología y Ciencia Planetaria de la Universidad de Pittsburg, William Cassidy, en septiembre del año pasado, en la zona de Campo del Cielo. En esa oportunidad se descubrió un nuevo meteorito —todavía sin nombre— de 14.850 kilos, extraído del cráter 13, La Sorpresa.

“Compartimos un mes de trabajo con el doctor Cassidy, quien volvió al Chaco después de 35 años, esta vez acompañado por un nuevo grupo de investigadores y novedosa tecnología aplicable al estudio de cráteres de impacto”, explicó el geólogo Gustin.

El informe elaborado por Cassidy, que resume el trabajo realizado junto con los investigadores chaqueños, fue presentado en la 37º Conferencia de Ciencia Lunar y Planetaria, que realiza en marzo de cada año el Instituto Lunar y Planetario de Houston.

En él se describe el primer hallazgo de esta nueva campaña que inició en septiembre pasado el prestigioso investigador en suelo chaqueño, y que tendrá una duración de tres años. La investigación, auspiciada por la NASA, tiene como objetivo obtener la más completa información sobre estas particulares estructuras.

“Los datos obtenidos serán utilizados en modelos matemáticos y experimentos de laboratorio bajo condiciones controladas, intentando acrecentar la comprensión y el conocimiento sobre los procesos involucrados en la caída de bólidos celestes”, señaló por su parte Mario Vesconi, de la Asociación Chaqueña de Astronomía.

Como es habitual en este tipo de tareas, el cuerpo celeste hallado en el cráter 13, que registró un peso de casi 15 toneladas, quedó depositado en el lugar, cumpliendo así con el compromiso de preservación y divulgación de la zona de Campo del Cielo.

De esta manera, el meteorito fue colocado sobre un pedestal al borde de su cráter reconstruido, con la intención de que la pieza celeste pueda ser apreciada por los turistas que llegan al lugar.

Los investigadores chaqueños explicaron que, para poder retirar el meteorito que formó el cráter, fue necesario cavar tres trincheras de grandes dimensiones, en una de las cuales la tierra debió ser retirada en forma manual.

En total fueron removidos más de 2000 metros cúbicos de tierra con una máquina retroexcavadora, cedida gentilmente por la Dirección de Vialidad Provincial, y se necesitó la ayuda de 25 operarios.

“Los datos recogidos en esta etapa sirvieron para calcular el ángulo de incidencia y la trayectoria del meteorito. Además, permitieron estimar la velocidad del bólido y la energía de formación del cráter.

Esta información se utilizará también en modelos teóricos y experimentos de impacto a hipervelocidad bajo condiciones controladas en laboratorio”, acotó Gustin, y recordó que un futuro estudio de las capas sedimentarias permitirá conocer más detalles sobre los períodos climáticos y características geográficas que tuvo el lugar hace 4000 años.

El informe presentado en Houston revela que el cráter 13 “resultó ser un cono de penetración claramente elongado, producto del bajo ángulo de incidencia del bólido que lo produjo. Observándolo como una elipse, tiene aproximadamente 44 metros en su eje mayor, y 30 metros de eje menor”, agrega el documento.

El trabajo señala, además, que al momento de realizarse las tareas de campo y teniendo en consideración la erosión natural, la producida por la actividad del hombre y el tránsito de animales, el cráter presentaba una profundidad máxima de 0.92 metro y bordes elevados en algunos sectores hasta 0.79 metro.

Fuente: Chaqueña.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal