sábado, 20 de mayo de 2006

IOBEC MAPIC

Bush
Nombre dado por los mocovíes a una planta de la familia de los helechos, y que significa árbol de la sal.

El cacique José Manito, de El Pastoril, contó su leyenda:

Cierta vez Cotáa (Dios) condolido por la triste vida de los hombres del Chaco, quiso darles un árbol, cuyo jugo serviría como alimento a los hambrientos y apagaría la sed de los sitibundos.

Pero cuando la concluyó, Neepec (el diablo) le arrojó encima una urna llena de lágrimas.

Y la planta en vez de dulce ambrosía, como quiso Cotáa, dió a quienes la buscaron un zumo áspero y salobre.

Cuando Cotaá volvió y vió la obra del maldito dijo:

"-Tu maldad será trocada en bonanza. Esta planta será buena. Servirá para salar los venados y guasunchos y con la sal de las lágrimas endulzará los alimentos. Y los hombres la usarán eternamente ..."

Y desde entonces apareció en el Chaco el árbol de la sal.
Fuente: Diccionario de Mitos y Leyendas -
Equipo NAyA

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal