domingo, 7 de enero de 2007

Marilyn Cristófani: El Chaco Es Un Torbellino De Cultura

Mime
Mañana temprano, de jeans y con papeles en las manos, Marilyn Cristófani llega y se dispone a ser entrevistada, afable y distendida. La subsecretaria de Cultura de la provincia viene de cumplir once años en el cargo, un tiempo que cree igualar sólo con su par de Recursos Naturales.

Este año, con la finalización de la actual gestión del gobierno provincial concluirá también su mandato, aunque ella no resigna lugares: está dispuesta a la continuidad. O, en todo caso, a permanecer en el quehacer cultural desde el Estado o desde el sector privado.

De esta década larga, Cristófani toma el sostenido aprendizaje en gestión cultural y el perfeccionamiento que encaró en forma personal; pero también con los responsables de cada área de la subsecretaría a su cargo. Un objetivo que tuvo concreciones con cursos dictados en la región y compartidos con colegas incluso de Paraguay y del sur de Brasil.

Antes, en los cargos de Cultura, se ubicaba a la esposa de algún funcionario; y está visto que debe haber una gran capacitación para desempeñarse, fueron -en cierta manera- sus palabras.

Pero ese "torbellino de cultura", como lo define -y que exhibe Chaco- se genera y sostiene gracias al trabajo coproducido entre lo oficial y lo privado, representado por los numerosos agrupamientos de creadores de todas las disciplinas. "De otro modo, no sería posible", admite. Como reconoce, cuando se lo señalan, que la cultura fue y sigue siendo una suerte de "hermana pobre".

De estos once años, pone en el haber logros como la construcción del complejo Guido Miranda y su labor; como, recientemente, la adquisición del Cine Español, de Sáenz Peña, con vistas a una realización similar.

No olvida, entre otros muchos aspectos, ponderar la tarea del cine móvil que llegó hasta los puntos más lejanos del Chaco o el Museo de Medios, único con esas características en el país.

Cristófani asegura no estar sola y da un renovado voto de confianza al equipo que la acompaña. Por estos días, nada más, la labor intensa y vertiginosa de todo un año, continúa con la partida de las delegaciones del Chaco a los festivales más importantes del país. Un año -el último de este período en la Subsecretaría de Cultura- se abre hacia delante con algunas seguridades que tienen mucho de enormes expresiones de deseo.

Ahí se anotan la largamente postergada reglamentación de la ley de mecenazgo o el definitivo anuncio de la construcción del edificio propio y cobertura de cargos del Museo de Bellas Artes René Brusau. La gratifica, sin embargo, que la nueva ley al mérito artístico comience a ser puesta en práctica hacia marzo. No quiere decir basta hasta hacer palpables sus proyectos.

"Somos la primera provincia en sacar la ley de mecenazgo", celebró la funcionaria, en relación con la norma que permitiría desgravar impositivamente a empresas que aporten a la actividad cultural. Sin embargo, el proceso de reglamentación se prolonga en el tiempo:

"No son temas fáciles, porque intervienen Economía, Contaduría, Rentas; son muchos los sectores involucrados", dijo. "Tenemos mucha esperanza de que salga este año, ya que nos ganó de mano la ciudad de Buenos Aires, que acaba de sacar la suya".

En ese plano, Cristófani puso énfasis en otra ley, la de mérito artístico: "Ya está reglamentada, con el decreto del gobernador", sostuvo. "Para principios de año, en marzo, vamos a estar recibiendo toda la documentación de los interesados y se armarán las comisiones evaluadoras". Al respecto, recordó que había una ley vieja, que quedó suspendida por leyes de restricción económica:

"La propuesta es que los creadores, los que de alguna manera han dedicado su vida al trabajo creativo y que hicieron su aporte cultural a la comunidad, puedan tener una retribución mensual que les permita seguir creando", detalló.

"Es un reconocimiento a quienes dedican su vida y los vincula con el Estado y cierta producción, participar como jurados; una especie de devolución, que los compromete de otra manera".

"Tenemos un público de lo mejor. El público chaqueño es excelente, exigente y muy valorado por los artistas, que cuando vienen, lo dicen", sostuvo Cristófani al explicar por qué algunos programas nacionales no bajaron a nuestra provincia. "Nos querían enviar trabajos de poca calidad; entonces les pedimos que vieran nuestras programaciones y el nivel de espectáculos que traemos", insistió.

En ese plano, sostuvo que siguen abiertas las conexiones para posibles acuerdos, como en otras temporadas, no sólo con la Secretaría de Cultura de la Nación, sino también con el gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

"Ellos también han cambiado su política. Por ejemplo, hicieron su programa Argentina de Punta a Punta, que en su momento nos pidió que hiciéramos y fuimos los primeros en aplicarlo", dijo. "Sin embargo, me parece que menosprecian al público chaqueño y en algunas cosas no estoy dispuesta a renunciar. Quiero lo mejor. Si lo vamos a hacer, quiero lo mejor".

En ese marco, recordó que en una de esas experiencias conoció a Gogó Andreu. "Tuve la posibilidad de conocer una persona maravillosa. Sin embargo, hay que admitir que su propuesta no tiene mucho que ver con nuestra cultura", dijo. "Los chaqueños no tienen nada que ver con la revista porteña y ese tipo de humor. Encima, nosotros elegimos Barranqueras para el espectáculo", graficó.

Asimismo, recordó que durante este período se concretaron otros con la Nación, como Café Cultura y la muestra fotográfica montada en el Museo de Bellas Artes sobre la dictadura militar. "Estuvimos negociando más de un año para tenerla en el aniversario de Margarita Belén", dijo.

"En la gestión uno tiene falencias que te hacen débil, de alguna manera", dijo al ser consultada sobre cuáles eran los puntos flacos de su acción. "Siento que necesito más mano firme en algunas cuestiones; pero uno siempre prioriza las personas y las oportunidades: yo quiero que la gente que me rodea sea lo mejor en lo suyo".

Asimismo, Cristófani dedicó un tiempo especial a su equipo de trabajo. "Tengo que agradecer muchísimo a toda la gente que trabaja conmigo. Todo lo que podemos hacer se hace gracias a la gente, la que está adentro de la subsecretaría, los que nos apoyan desde afuera, desde los lugares más insólitos te están dando una mano, su afecto", dijo. "Por otra parte, los creadores y los intelectuales. La gestión se hace con el aporte y apoyo de todos y una habilidad de coordinar".

Al respecto, sostuvo que, al concluir su mandato, le gustaría dejar la estructura de la subsecretaría de cultura, con algunas cuestiones resueltas: algunos cargos "para que la gente se quede tranquila; y que cada municipio tenga su área de cultura y que sea rentada. En las localidades siempre se trabaja en comisiones, con amigos; y la gente se pelea o debe dedicarse a otra cosa. Hay que pagar a los trabajadores de la cultura".

En ese marco, consideró que sólo con equipos consolidados en cada uno de los municipios y constituidos en red, "nuestra provincia, que es un torbellino de cultura, pueda terminar emergiendo con esto, que es la fortaleza más grande que tiene nuestro pueblo".

Consultada sobre su mirada hacia el futuro, cuando cumpla con este tercer mandato, la funcionaria sostuvo: "Nunca voy a dejar la cultura. Es lo que siempre estuve haciendo; pero hay etapas. No sé si otra gestión o desde el mismo lugar; pero seguramente aquí y presente".

Al respecto, admitió que no le faltaron propuestas para trabajar en Buenos Aires. "Pero no. Para mí el Chaco ha estado siempre primero; es el lugar donde elegí vivir y donde quisiera seguir".
Sin embargo, no piensa abandonar lo que denomina "su estilo personal" de estar siempre presente, en todos lados.


"La gente quiere que la acompañes. A veces en un rato estoy en cuatro o cinco lugares y corriendo; pero pienso que si fui a la muestra de fulano y no a la de mengano se sienten dolidos", insistió. "Es un sacrificio que tengo que hacer para apoyar a nuestros creadores".
Fuente: Diario Norte.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal